Patinetes Eléctricos: lo que puedes y no puedes hacer (Guía Legal)

patinetes eléctricos guía legal
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

La explosión del fenómeno de los patinetes eléctricos es ya una realidad en toda España. Factores como el ahorro económico, la sostenibilidad o el uso de las nuevas tecnologías son los culpables de que cada vez más personas se decidan por esta nueva alternativa de movilidad en las ciudades. Sin embargo, su adaptación está siendo muy polémica.

En este post, intentaremos aclararos algunas de las principales cuestiones que giran alrededor del fenómeno de los patinetes eléctricos.

¿Cuál es la normativa reguladora de los patinetes eléctricos?

La Dirección General de Tráfico (DGT) está trabajando en un Reglamento que regulará el uso de estos vehículos aprovechando la reforma de la Ley de Seguridad Vial.

Los patinetes eléctricos tendrán la consideración de “vehículos de propulsión eléctrica”. Está previsto que esta nueva normativa esté lista a mediados del año 2019, sin embargo, el borrador del documento ya marca algunas pautas claras: 

  • Los patinetes eléctricos tendrán prohibido circular por la acera, otorgando la prioridad al peatón en todo momento (aprovechando los carriles-bici).
  • Limitación de la velocidad de estos vehículos a un máximo de 25 km/h.
  • Se prohibirá el uso de auriculares conectados a dispositivos de sonido a los usuarios de estos vehículos.

Además, tal y como ha confirmado el subdirector general de movilidad de la DGT, Jorge Ordás, los conductores de este medio de transporte podrán ser sometidos a test de drogas y alcoholemia.

A través de este Reglamento se prevé actualizar la Instrucción 16.V-124 emitida por la DGT, en la cual se han apoyado ciudades como Madrid o Barcelona para elaborar las ordenanzas municipales a través de las cuales han regulado el uso de estos vehículos de movilidad urbana.

Normativa en Barcelona para el uso de patinetes eléctricos

via GIPHY

Barcelona fue la primera ciudad en regular el uso de los patinetes eléctricos, lo hizo a través de la definitiva modificación de la ordenanza municipal de circulación de peatones y vehículos en el año 2017.

Aquí puedes consultar la normativa: https://www.barcelona.cat/mobilitat/es/actualidad-y-recursos/noticias/nueva-regulacion-de-vehiculos-de-movilidad-personal-y-ciclos-de-mas-de-dos-ruedas_513892

  • Prohíbe la circulación de los Vehículos de Movilidad Personal (VMP) por las aceras, debiendo circular por el carril bici.
  • Otorga prioridad incondicional al peatón.
  • Limita a un máximo de 30 km/h la velocidad a la que pueden circular los usuarios de estos vehículos, prohibiendo su circulación por calles peatonales.
  • Establece sanciones de hasta 500 € por la comisión de alguna infracción.

¿Qué tipos de Vehículos de Movilidad Personal (VMP) existen?

Realiza una clasificación de los vehículos de movilidad personal atendiendo a su tamaño y a su velocidad:

  • Los de Tipo A: ruedas, plataformas y patinetes eléctricos de tamaño más pequeño y más ligeros.
  • Los de Tipo B: plataformas y patinetes eléctricos de mayor tamaño.

Hace referencia a los ciclos de más de dos ruedas clasificándolos como: los de Tipo C, cuya condición depende del uso al que este destinado (diferenciando entre C0, C1 y C2).

No se permite su estacionamiento en la acera, cuando imposibilite el paso a peatones. Tampoco se permite atarlos a árboles, señales o farolas. Sin embargo, sí que se les permite estacionarlos en zonas permitidas par motos y bicicletas.

La normativa obliga a que el patinete eléctrico tenga contratado un seguro, en los supuestos en los que esté destinado al alquiler, y obliga siempre al usuario a llevar casco, excepto que se trate de un vehículo tipo A.

Normativa en Madrid para el uso de patinetes eléctricos

El uso de los patinetes eléctricos en la ciudad de Madrid se encuentra regulado por la nueva Ordenanza de Movilidad Sostenible, la cual entró en vigor el  pasado 24 de Octubre de 2018.

Aquí puedes consultar el texto completo: http://www.bocm.es/boletin/CM_Orden_BOCM/2018/10/23/BOCM-20181023-36.PDF

Esta nueva ordenanza implica importantes cambios con respecto el proyecto de ordenanza sostenible que aprobó la Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Madrid el pasado mes de julio.

Mientras que la ordenanza de julio únicamente permitía circular a los vehículos de movilidad urbana por carril bici, aceras bici y ciertas calzadas (excluyendo en cualquier caso su circulación por las aceras), la nueva normativa amplía notablemente las calles por las que podrán circular estos vehículos (por casi todas las calles de Madrid).

Los Vehículos de Movilidad Urbana podrán circular:

  • Por las calles dónde la velocidad máxima de circulación sea igual o inferior a 30 km/h en todos sus carriles.
    • Por ciclocalles, carriles bici, pistas bici, aceras bici y sendas bicis.
    • Por calle residencial de 20 km/h, calle zona 30 (solo tipo B) e itinerario ciclista en parque público.
  • Estos Vehículos NO podrán circular por calzadas de más de 30km/h, ciclo carriles, espacios reservados a los peatones, carril taxi y bus, ni tramos no semaforizados de la M-30.

Esta ordenanza utiliza la clasificación recogida en la instrucción 16V-124 de la Dirección General de Tráfico, la cual clasifica los VMP en función de la altura, masa, velocidad y ángulos peligrosos que puedan provocar daños a una persona en un atropello. Dependiendo del tipo de VMP que se trate, aplica una regulación diferente (casi todos los patinetes eléctricos, hoverboards, vehículos tipo Segway se incluyen dentro de los tipos A y B).

Los vehículos tipo A, para circular por calzada y carril bici, deberán de llevar: timbre, sistemas de frenado y reflectantes homologados.

La edad mínima de los usuarios de estos vehículos deberá de ser 15 años, los menores de esta edad podrán usar estos vehículos acompañados por sus progenitores y en zonas cerradas al tráfico. Es obligatorio para los menores de 16 años que utilicen los vehículos A y B utilizar casco.

Se prohíbe circular bajo el efecto de las drogas o el influjo del alcohol. Tampoco se permite a los usuarios de estos vehículos usar auriculares conectados a un equipo de sonido.

Se permite estacionar los patinetes en zonas específicas para moto y bici, incluso en la acera cuando se den una serie de circunstancias excepcionales.

Es obligatorio para las empresas que se dedican de forma directa al alquiler de patinetes eléctricos tener contratado un seguro de responsabilidad civil. Además, estarán sometidas a continuas inspecciones, exponiéndose a multas de hasta 3.000€.

Otras ciudades como Valencia, Bilbao, Vitoria, Zaragoza o Málaga están ultimando sus correspondientes normativas para regula el uso de los patinetes eléctricos, siguiendo la línea marcada por la ordenanza municipal de Barcelona del año 2017, pionera en regular estos vehículos.

Te aconsejamos que consultes la regulación vigente de tu ciudad a través de la página web oficial del Ayuntamiento antes de utilizar este vehículo, para evitar accidentes, multas o males mayores.

¿Es obligatorio que los propietarios de patinetes eléctricos tengan contratado un seguro de responsabilidad civil?

Los propietarios de patinetes eléctricos NO están en la obligación de contratar un seguro de responsabilidad civil. Sin embargo, es muy recomendable tener contratado un seguro, sobre todo si tenemos en cuenta que estos vehículos pueden alcanzar los 30km/h, velocidad más que suficiente para causar importantes lesiones en caso de atropello a un peatón.

Si el propietario del patinete eléctrico resultase culpable del atropello a un peatón, este deberá de responder con su patrimonio por las lesiones provocadas, los daños materiales ocasionados a las cosas del peatón, posibles secuelas y al lucro cesante o daño patrimonial que provoque (por ejemplo, en caso de que el peatón atropellado fuera autónomo y no pueda ir a trabajar en un periodo determinado de tiempo, dando lugar a la perdida de dinero).

Una alternativa interesante, sería la de incluir en el seguro de hogar, una cláusula de responsabilidad civil familiar que dé cobertura a los daños producidos a terceros, cuando estos sean causados por personas que convivan dentro del domicilio familiar y sean económicamente dependientes del asegurado (es el caso de los hijos del asegurado), tanto dentro como fuera de la vivienda.

Desde la perspectiva del peatón atropellado, siempre será más cómodo reclamar a una entidad aseguradora que a una persona física. Pero si esta persona no tiene contratado ningún seguro que dé cobertura a estos accidentes, la reclamación por los daños y perjuicios sufridos deberá de hacerse directamente a la persona física.

¿Qué hacer si te atropella un patinete eléctrico?

via GIPHY

Aquí te dejamos un modelo de actuación en caso de que hayas sido víctima de atropello por uno de estos vehículos de movilidad personal. Como víctima, tu obligación es asegurarte de que al momento del accidente circulabas correctamente y que es el patinete eléctrico quien invadía una zona exclusiva para peatones.

En caso de que la zona sea de uso compartido, deberás de demostrar que el patinete eléctrico circulaba de forma temeraria, o a una velocidad excesiva.

Después de esto deberás de:

  1. Identificar al usuario del patinete eléctrico. Hablar con él, pedirle sus datos personales y datos del seguro (si es que lo tiene).
  2. En caso de que se negase, deberás de llamar a la policía local o Guardia Civil para que levante atestado (esto será importante a efectos de una futura reclamación).
  3. Recopilar todas las pruebas posibles que acrediten y documenten el atropello, fotografías del lugar de atropello, testimonios de testigos, parte médico…
  4. Iniciar reclamación extrajudicial mediante el envío un burofax o carta motivada  al causante del  accidente.Para ello, dispones del plazo de un año.
  5. Si la otra parte no responde, o responde de forma negativa, iniciar la reclamación en vía judicial.

Después de estudiar algunas de las principales cuestiones legales que rodean al fenómeno de los patinetes eléctricos, nos planteamos la siguiente pregunta sobre la que os invitamos a reflexionar:

¿Es realmente necesaria una normativa específica que regule el uso de los patinetes eléctricos?

via GIPHY

Si ya existe una legislación nacional que regula de forma efectiva las normas de circulación de otros vehículos similares, como las bicicletas eléctricas, y nadie tiene dudas sobre cómo, o por donde circular, mi pregunta es ¿A qué se debe tanto revuelo con los patinetes eléctricos? Si lo analizamos objetivamente, las características de las bicicletas eléctricas no distan mucho de la de los patinetes, ambos pueden alcanzar velocidades de 25 km/h, ninguno requiere de un carnet especial ni de seguro obligatorio y ambos poseen una masa similar (algo más pesadas las bicicletas eléctricas). La principal diferencia entre ambos vehículos, radica en que las bicicletas eléctricas disponen de un asiento, mientras que los patinetes eléctricos se conducen desde una posición erguida. Dicho esto, ¿no tendría más sentido equiparar la normativa de las bicicletas eléctricas a los patinetes eléctricos? Os dejamos sacar vuestras propias conclusiones.

En Septiembre de 2016, el Ayuntamiento de Madrid compró el servicio de bicicletas urbanas BiciMAD por 10,5 millones de euros, a los que habría que sumarse los otros 4,6 que le Gobierno de Manuel Carmena pagó a la empresa Bonopark por conceptos de “reparación, mantenimiento, material de oficina, alquiler de vehículos o gastos bancarios”, entre otros.

Desde entonces, BiciMAD no ha hecho más que empeorar: se han perdido alrededor de 4.929 usuarios fijos y 1.771 ocasionales, se ha multiplicado por 30 el coste del servicio con respecto 2015, cuando la gestión indirecta costaba alrededor de 80.000€ al Ayuntamiento, mientras que el gasto programado para 2016 eleva el gasto asumido por los contribuyentes hasta los 22,9 millones de euros.

Además, el gobierno local tiene previsto gastar 5,5 millones más en el sistema BiciMAD: 1,8 millones para comprar nuevas bicicletas, 1,5 millones para estaciones, 2,2 millones para instalaciones… Y, como señala ABC, la Administración Carmena también pretende contratar a 40 trabajadores, otro aumento presupuestario.

En todo este panorama, irrumpen empresas como Lime, Voi o Wind dedicadas al alquiler de patinetes eléctricos, con un sistema parecido a BiciMAD o Car2go, pero con algunas diferencias.

Para utilizar estos vehículos es necesario descargarse una aplicación en el móvil. En ella aparecerá un mapa en el que se muestra dónde hay patinetes disponibles y su nivel de batería. Una vez encontrado el patinete, este se desbloquea con el teléfono mediante un código QR. La principal diferencia con respecto BiciMAD, viene a la hora de aparcar, ya que los patinetes eléctricos se podrán dejar en cualquier zona del centro de la ciudad, sin punto fijo.

Tras la irrupción de estas empresas, el Ayuntamiento de Madrid creó la ordenanza de movilidad sostenible anteriormente explicada, en base a la cual se requiere a las empresas autorización del Ayuntamiento para poder operar en Madrid, solicitud que les fue denegada el pasado mes diciembre, otorgándoles un plazo de 72 horas para quitar todos los patinetes de la ciudad de Madrid.

Para finalizar, os planteamos la siguiente cuestión sobre la que os invitamos a reflexionar:

¿Nos encontramos en una tendencia hacia la administrativización de todo?

Suscribete a nuestra newsletter

Si quieres estar al día de las novedades del Derecho Tecnológico y quieres estar más cerca de nosotros… No te lo pienses más y
¡SUSCRÍBETE!

2 respuestas

  1. Esta muy bien que pongan normativas de circulación para los patinetes electricos.
    ¿Pero no deberian primero y ante todo poner carriles por toda la ciudad,y tramos en los cuales te obliguen a ir andando?

    1. En primer lugar, muchas gracias por leernos, Rafael.
      Es cierto que si no se establecen los medios necesarios para implementar la normativa de forma correcta se va perdiendo su sentido. Aunque sea una lástima y un sinsentido, esto es algo frecuente.
      Hay plataformas y abogados que se dedican a luchar contra este tipo de incoherencias como pueden ser la PDLI luchando por la libertad de información y de expresión, o Civio, que busca la transparencia de la administración. Sin embargo, para conseguir que las incoherencias de la administración y del poder ejecutivo terminen hacen falta muchos medios y apoyos, por lo que desde nuestro humilde blog lo máximo que podemos conseguir, de momento, es plantearnos las cosas y haceros pensar a nuestros lectores para generar debate.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.