“Fortnite” demandado por “Carlton Banks”: No con mi baile

fortnite carlton banks baile propiedad intelectual
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Carlton Banks, de la serie “El Principe de Bel-Air” (un icono de los años 80 que algunos recordamos con cierta añoranza) era encarnado por Alfonso Ribeiro. Entre todos sus grandes momentos, este actor destacó incontables veces por algo inolvidable, su particular forma de bailar.

via GIPHY

La semana pasada nos llegó la noticia de que Alfonso Ribeiro formuló demanda (entre otros muchos famosos que enumeran en este artículo de Xataka) contra “Epic Games”, la empresa que ha creado el juego del año: “Fortnite”. Será desde TicsLaw, desde dónde saldrá en esta ocasión un taxi directo a Philadelphia para compartir con vosotros la noticia de esta demanda formulada por el uso sin su consentimiento del baile que caracterizó a Carlton en la ya emblemática serie.

via GIPHY

(Esperemos que este no huela a cuadra)

Los bailes del Fortnite en el banquillo

El famoso videojuego Fortnite, es popular por los bailes que pueden hacer sus avatares durante la partida. Estos bailes recogen en muchos casos grandes dosis de la cultura pop de los años 80 y 90, como por ejemplo el “Twist” de la película PulpFiction o el “On the Hook” que realiza Jim Carrey en la película Mentiroso compulsivo e incluso un paso del hit de PSY Gangnam Style.

De la propia serie “El Principe de Bel-Air” (“The fresh prince of Bal-Air”), podemos encontrar:

  • el “Rambunctious” (Min 01:00) que el propio Will Smith realiza
  • y por supuesto el que le corresponde a Carlton: el mítico “Fresh Dance” (Min 11:30)

¿Es posible proteger un baile? y si eso es posible… ¿Cómo?

El artículo 10.1 letra d., de la Ley de Propiedad Intelectual, establece que serán protegibles las coreografías. Del mismo modo, y para su protección, deberá constar en el Registro General de la Propiedad Intelectual por escrito según lo establecido en el Reglamento General del Registro de la Propiedad Intelectual en sus artículos 12, 13 y 14.

El autor de dicha coreografía deberá identificar la obra, su duración, y describirla con la mayor intensidad posible, incluyendo ritmo, tiempo, evoluciones, transiciones entre pasos, y evidentemente los pasos. Y además lo contenido específicamente para este tipo de obras, contenido en la letra c, del artículo 14:

Artículo 14 -Para las coreografías y pantomimas-

1.Una descripción por escrito del movimiento escénico.

2.Se acompañará una grabación de la obra en un soporte cuyo contenido pueda ser examinado por el registro.

El registro de dicha coreografía nos permite tener en nuestra posesión un medio de prueba que nos concede una mayor seguridad al demostrar que esa creación es de nuestra autoría, pero no nos llamemos a engaño ya que no nos atribuye ningún otro derecho que no tuviéramos hasta el momento del registro.

via GIPHY

Ahora bien, es probable que la obra -la coreografía- no sea obra del ingenio del actor Alfonso Ribeiro, sino que simplemente sea el ejecutante de la misma, pero debido a que estamos hablando de una demanda contra un estudio de videojuegos famoso, una demanda iniciada por un coreógrafo desconocido tiene un menor peso que una iniciada por una estrella de la televisión, puesto que de no arreglarse amistosamente podría salpicar de cierta publicidad negativa a la empresa en cuestión.

Pero… entonces ¿es un plagio?

Tendríamos que realizar previamente un análisis confrontando la similitud entre la ejecutada por Carlton y la ejecutada por un avatar de Fortnite:

via GIPHY

En primer lugar, resulta innegable que había sido comunicada y divulgada públicamente hace años, lo que supone en cierta medida -en defecto de no haber registrado la obra en el registro- una presunta autoría.

En segundo lugar, y respecto a determinar sus diferencias y semejanzas, es meridianamente claro que se ejecutan exactamente igual, con transiciones idénticas, y tempo exacto, siendo la única diferencia que no se realiza al ritmo de la misma música.

Lo que está claro es que el estudio Epic Games diseña sus bailes con “cierta” inspiración en la cultura pop, en coreografías realizadas por concursantes y campeones de certámenes de baile como de películas con cierta popularidad.

Pero ¿Pide permiso para su uso? o ¿Compra los derechos de dichas creaciones?, según se puede apreciar no es este el caso, y no nos extrañaría que fruto de esta acción legal instada por Alfonso Ribeiro le lluevan otras desde distintos sectores.

via GIPHY

Disclaimer

No obstante, estamos ante un análisis sustancial, que no puede ser idéntico respecto a una obra literaria que frente a una obra plástica por ello será preciso el informe de un perito especialista en coreografías que nos indique si en lo sustancial resultan idénticas o no.

Suscribete a nuestra newsletter

Si quieres estar al día de las novedades del Derecho Tecnológico y quieres estar más cerca de nosotros… No te lo pienses más y
¡SUSCRÍBETE!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.