Cómo usar imágenes en mi web y no morir en el intento (Guía Legal)

Cómo usar imágenes en mi web y no morir en el intento (Guía Legal)

Hoy en día el contenido gráfico es un elemento esencial para aumentar el “target” de tu blog, página web o e-commerce. Como sabemos: “Una imagen vale más que mil palabras”. Prueba de ello es la salida a bolsa el pasado mes de marzo de la red social “Pinterest” valorada actualmente en 10.900 millones de euros, convirtiendo a sus cofundadores –  Ben Silbermann y Evan Sharp –  en los multimillonarios más jóvenes del mundo. Para los que no la conozcan, “Pinterest” es una red social que te permite agrupar en tableros colecciones de fotos online de diferentes temáticas (moda, seo, videojuegos, deportes etc.…) convirtiéndose en un aliado perfecto para tu estrategia de Marketing.

Esta guía nace con el objetivo de explicar cómo operan los derechos de autor en las imágenes que encontramos en internet y dar respuesta a aquellas cuestiones legales que pudieran surgir al momento de utilizarlas.

¿Cómo operan los derechos de autor en las imágenes en la red?

via GIPHY

Imaginemos que vas caminado por la calle y te encuentras con un sobre que contiene una serie de fotografías analógicas de la boda de una joven pareja que no conoces de nada ¿te sentirías con derecho a utilizar libremente dichas fotografías? o supongamos que utilizan la última foto de tu perfil de Instagram para anunciar una web de citas on –line ¿divertido? no lo creo. Pues con las imágenes que se encuentran la red pasa exactamente lo mismo.

La Ley de Propiedad Intelectual (R.D. Legislativo 1/1996, de 12 de abril) otorga la propiedad intelectual al autor de la obra, artística, literaria o científica desde el mismo momento de su creación, generando los denominados Derechos de autor.

Es importante remarcar que para que nazcan los derechos de autor no se requiere la inscripción de la obra en ningún registro sino que nacen por el simple hecho de creación de la obra.

Los Derechos de autor otorgan al creador de la obra (en este caso de la imagen o fotografía) los derechos a la explotación (también denominados económicos) y los derechos morales. Los primeros, están constituidos por los derechos de derechos de reproducción, comunicación pública, distribución y transformación. Mientras que los segundos se encuentran conformados por el derecho a la paternidad e integridad de la obra.

A efectos prácticos es importante tener clara la distinción entre obra fotográfica y mera fotografía, ya que la Ley de Propiedad Intelectual otorga un plazo de protección diferente dependiendo de la categoría que se atribuya a la fotografía en cuestión.  Mientras que para la “obra fotográfica” la propia LPI otorga una protección durante toda la vida del autor y 70 años después de su muerte o declaración de fallecimiento[1], para la mera fotografía la protección será de 25 años a contar desde el día siguiente a su realización.

Para que podamos hablar de “obra fotográfica” la jurisprudencia viene entendiendo que se necesita que dichas fotografías contengan un elemento de originalidad y un elemento creativo suficientemente elevado.

  • Por ejemplo, una fotografía de un paisaje al atardecer, cuidando los elementos de enfoque, contraste, nivel de zoom y rango dinámico (la imagen resultante depende en su mayor medida de los conocimientos técnicos del fotógrafo).

La distinción entre ambas categorías no siempre es tarea sencilla, dependerá del caso concreto. En caso de duda, será competencia del juez determinar la categoría a la que pertenece la imagen.

Las imágenes que nos encontramos  al navegar por internet pueden estar sometidas a diferentes restricciones:

Imágenes de dominio público.

Aquellas imágenes que no están sometidas ninguna restricción legal, bien porque ya han expirado los derechos de autor o bien porque el autor ha autorizado su uso de forma libre. Para su utilización no es necesario ni pedir permiso ni pagar una contraprestación  al autor o a sus herederos.

Es importante tener claro que las obras resultantes de la modificación de la obra original estarán protegidas por todos los derechos de autor. Es decir, la nueva obra no será de dominio público sino que posee su propia  propiedad intelectual.

 Tampoco se considerarán imágenes de domino púbico las fotografías tomadas de edificios o monumentos antiguos.

  • Por ejemplo, una fotografía de la Torre Eiffel tendrá por defecto la misma propiedad intelectual que cualquier obra de creación propia.

via GIPHY

Este tipo de imágenes constituyen sin duda alguna la opción más segura a la hora de utilizar fotos para nuestro blog o página web.

Actualmente, existen bancos de imágenes libres de derechos a los que puedes recurrir sin necesidad de citar al autor o fuente. Algunos de ellos son:

Fotografías con Copyright ©:

El término anglosajón “Copyright” es equiparable a lo que en nuestro derecho se conoce como “todos los derechos de autor reservados”.

A efectos prácticos, implica que sin pedir la autorización correspondiente al autor  de la imagen NO podrás:

  • Copiar la obra (total o parcialmente).
  • Crear obras derivadas en base a la obra original.
  • Distribuir las copias de la obra, bien a través de una venta o bien  través de arrendamiento de la misma.
  • Presentar públicamente la obra.

Según el artículo 146 del Real Decreto Legislativo 1/1996 se reconoce al Copyright a través del símbolo:

“El titular o cesionario en exclusiva de un derecho de explotación sobre una obra o producción protegidas por esta Ley podrá anteponer a su nombre el símbolo c con precisión del lugar y año de la divulgación de aquéllas.”

Sin embargo, hemos de resaltar que el hecho de que la imagen no lleve asociada el símbolo Copyright  © no significa que esté exenta de los derechos de autor. En cualquier caso, es una práctica que facilita la identificación de los autores de la obra así como de a fecha de creación.

Fotografías con Licencia Copyleft.

El movimiento “Copyleft” surgió en los años 80 como una alternativa a los derechos de “Copyright”, de hecho el propio término es un juego de palabras que nos indica que nos encontramos ante  la antítesis de los clásicos derechos de autor.

Se utiliza como símbolo de las licencias Copyleft la inversión del símbolo del Copyright:

El objetivo de las licencias “Copyleft” es garantizar que quien recibe una copia de la obra original pueda modificarla, distribuirla y utilizarla, así como las nuevas obras que pudieran surgir a partir de la alteración de la original.

Las licencias más conocidas son las de Creative Commons, pero  existen otras alternativas distintas, como Coloriuris, Licencia Arte Libre o Wikimedia Commons.

Por ser las más conocidas y utilizadas – con más de 9 millones de usuarios desde el año 2001 – a continuación analizaremos las Licencias Creative Commons.

Fotografías con Licencias Creative Commons (CC)

Creativo Commons es una organización sin ánimo de lucro  creada en el año 2001 en Estados Unidos que tiene por objetivo promover el intercambio y utilización legal de los contendidos protegidos por los derechos de autor.

En el año 2002 publicaron las Licencias Creative Commons como una alternativa más flexible a la clásica postura de “Todos los derechos reservados” evolucionando hacia “alguno derechos reservados” incluso en algunos casos  “Sin derechos reservados”.

Permite al autor de la obra (en este caso fotografía) decidir qué derechos le interesa conservar y qué derechos le interesa liberar. En definitiva, faculta al autor para decidir cómo y para qué se utiliza su obra.

Para los que se quieran informar más a fondo sobre estas licencias, aquí os facilito un enlace directo a las FAQ de web de Creative Commons:  

Las licencias Creative Commons utilizan cuatro condiciones Diferentes:

  • Reconocimiento: En cualquier explotación autorizada que se haga de la obra será obligatorio el reconocimiento de su autoría.
  • No comercial: Impide utilizar la obra con fines comerciales.
  • Sin obras derivadas: Impide que se modifique la obra original con el fin de crear obras derivadas.
  • Compartir igual: Permite  la creación de una obra derivada siempre y cuando mantenga la misma licencia que la obra original.

La combinación de estas cuatro condiciones diferentes puedes dar lugar seis tipos de licencias:

RECONOCIMIENTO (CC BY )

Esta licencia autoriza a otras personas para mezclar, distribuir, ajustar y construir desde la obra, incluso con fines comerciales, siempre y cuando se reconozca la autoría original (por lo general, a través de un enlace a la imagen u obra original).

RECONOCIMIENTO – COMPARTIR IGUAL (BY – SA)

Obliga a distribuir con la misma licencia que la obra original, la obra resultante de las modificaciones y alteraciones realizadas sobre la obra original.

RECONOCIMIETO – NO COMERCIAL (BY – NC)

Además del reconocimiento de la autoría, esta licencia impide la difusión de la obra con fines comerciales.

RECONOCIMIENTO – SIN OBRA DERIVADA ( BY- ND)

Impide la utilización de la obra con fines comerciales, así como la creación de obras derivadas de original.

RECONOCIMEINTO – NO COMERCIAL – COMPARTIR IGUAL ( BY – NC – SA)

      Prohíbe el uso comercial de la obra original así como de las obras derivadas, las cuales deberán de compartirse con la misma licencia y derechos de autor que la obra original.

RECONOCIMEINTO – NO COMERCIAL- SIN OBRA SERIVADA (BY – NC – ND)

Esta Licencia es la más restrictiva  de todas. Prohíbe tanto el uso comercial de la obra original como la creación de obras derivadas de la misma.

Si deseas utilizar en tus imágenes Creative Commons aquí os facilitamos el enlace a web oficial para que podáis generar vuestro propio código HTML:

  • https://creativecommons.org/choose/?lang=es_ES

¿Cómo puedes saber si una imagen tiene derechos de autor?

Ya que Google no detecta cuando una imagen está protegida por derechos de autor, desde aquí os chivamos unos sencillos trucos para que podáis utilizar de forma segura las imágenes de la red  respetando siempre  la Ley de Propiedad Intelectual.

En primer lugar, debemos de evitar a toda costa utilizar dos tipos de imágenes:

  • Las imágenes marcadas con una marca de agua: señal inequívoca de que estamos ante una imagen protegida.
  • Las imágenes logotipadas: Es decir, aquellas imágenes que aparecen marcadas con un logo o imagen de una determinada empresa o institución.

Si finalmente os decidís por utilizar ese tipo de imágenes, lo mejor es ponerse en contacto con el autor de la imagen y solicitar su permiso antes de utilizarla en vuestro blog o página web.

A lo que sí que nos puede ayudar Google es a encontrar imágenes de libre uso y difusión. Para ello solo tienes que seguir estos sencillos pasos:

  • Abre Google > Accede a búsqueda de imágenes avanzadas >  En el espacio reservado a “todas esas palabras” escribe aquello que desees encontrar > En el apartado “Derechos de uso” selecciona la licencia que quieras encontrar > pincha en “búsqueda avanzada”.

¿Qué ocurre con las imágenes que subimos a las RRSS?

Las imágenes publicadas en RRSS se rigen por las mimas legalidades que cualquier otra imagen subida a internet. Sin embargo, además de los derechos de autor que amparan la imagen por el mero hecho de su creación, debemos de tener en cuenta las “condiciones de servicio” de la red social que estemos utilizando

La Propiedad Intelectual de las imágenes de Facebook

via GIPHY

“En concreto, cuando compartes, publicas o subes contenido que se encuentra protegido por derechos de propiedad intelectual (como fotos o vídeos) en nuestros Productos, o en relación con ellos, nos concedes una licencia mundial, no exclusiva, transferible, sublicenciable y exenta de pagos por derechos de autor para alojar, usar, distribuir, modificar, mantener, reproducir, mostrar o comunicar públicamente y traducir tu contenido, así como para crear contenido derivado (de conformidad con tu configuración de privacidad y de la aplicación)”. Dicha licencia quedará revocada cuando elimines dicha foto o tu cuenta personal.

¿Esto qué significa?

  • Licencia Mundial: Esta licencia se aplicará en todo el mundo independientemente del país en donde subas la foto. Por lo tanto, una vez que aceptas las condiciones, es indiferente el país desde donde subas la foto, las condiciones serán las mismas.
  • Licencia no exclusiva: Esto implica que la foto puede ser licenciada por otros servicios diferentes a Facebook, como Twitter o Instagram. Si por el contrario la licencia fuere exclusiva, únicamente Facebook podría hacer uso de la misma.
  • Licencia Trasferible: Imaginemos que Facebook lanza una nueva red social – Por ejemplo “Facebook XY” –  .Pues Facebook le podría trasferir la licencia de las fotos subidas a tu cuenta a esta nueva red social para que haga uso de ellas sin ni siquiera consultarte.
  • Sublicenciable: Lo mismo ocurre si una empresa pide a Facebook utilizar una foto que has subido a la red social. Facebook puede concederle la licencia sin pedir tu “consentimiento expreso”, ya que lo has otorgado al aceptar sus “Términos y condiciones de uso” al abrir la cuenta.
  • Exenta de pagos: Si Facebook – o cualquier tercero a quien Facebook haya otorgado la licencia de la foto – usa una foto tuya, no tendrás derecho a reclamar ninguna cantidad económica – en concepto de Derechos de Autor-  por ello.

¿Qué pasa cuando eliminas la foto de Facebook?

“Puedes eliminar el contenido o tu cuenta en cualquier momento para dar por finalizada esta licencia. En cualquier caso, debes saber que, por motivos técnicos, el contenido que elimines puede permanecer en la plataforma en copias de seguridad durante un tiempo limitado, aunque los demás usuarios no podrán verlo. “

Es decir, esta Licencia quedará revocada cuando elimines la foto o la cuenta de facebook. Sin embargo, debes de tener en cuenta que tus datos no se eliminan  automáticamente, aunque dejen de ser visibles para terceros, estos seguirán existiendo en los servidores de Facebook por un tiempo “Limitado”. Ahora te preguntarás: ¿Cuánto es ese tiempo limitado? Lo que Facebook considere oportuno, pudiendo ir desde un mes, tres años, 10 años, 35 años etc…

¡Ojo! si has compartido alguna foto con terceros, estas seguirán existiendo y siendo visibles para todos hasta que las borren.

Qué ocurre con las imágenes que subes a Instagram

via GIPHY

“Tus derechos sobre el contenido no cambiarán. No reclamamos la propiedad del contenido que publicas en el Servicio o a través de este. En lugar de ello, cuando compartes, publicas o subes contenido que se encuentra protegido por derechos de propiedad intelectual (como fotos o vídeos) en nuestro Servicio, o en relación con este, de conformidad con el presente acuerdo nos concedes una licencia mundial, no exclusiva, transferible, sublicenciable y exenta de pagos por derechos de autor para alojar, distribuir, modificar, mantener, reproducir, mostrar o comunicar públicamente y traducir tu contenido, así como para crear contenido derivado (de conformidad con tu configuración de privacidad y de la aplicación).»

Política muy similar a la de Facebook. Parte de que el contenido es propio de quien lo sube, y a partir de ahí se autoconcede una licencia no exclusiva y transferible.

El régimen de Propiedad Intelectual en Twitter

via GIPHY

La política sobre Propiedad Intelectual de Twitter comienza reconociendo a sus usuarios como titulares de cualquier contenido, en nuestro caso fotografía, que reproduzcan o compartan a través de esta red social, haciendo al usuario responsable de las consecuencias derivadas publicación de la imagen. 

Al igual que ocurre con Facebook e Instagram, las condiciones de uso establecen una licencia mundial, no exclusiva, gratuita y con la facultad de sublicenciar a su favor.

Derechos de Propiedad Intelectual en Pinterest

En lo que respecta a los Derechos de Autor, política idéntica a la de Instagram o Twitter. Concedes a “Pinterest” una Licencia global libre de derechos de autor, no exclusiva, transferible, sublicenciable y exenta de pagos.

Lo interesante de Pinterest, es su política Copyright, ya  que  invita – a través de un formulario web – a los autores o agentes autorizados a denunciar cualquier infracción de derechos de autor que hubiera tenido lugar en su web o a través de ella, a fin de tomar las medidas legales adecuadas (como la eliminación del contenido de la red social).

“Si es propietario de derechos de autor o está autorizado para actuar en nombre de uno, puede denunciar supuestas infracciones de derechos de autor en Pinterest completando el Aviso de infracción alegada de DMCA y enviándolo a nuestro agente de derechos de autor designado.”

¿Qué consecuencias puede tener la infracción de los derechos de autor?

via GIPHY

Las consecuencias por utilizar imágenes de internet de forma ilegítima pueden ir desde  que el autor de la imagen se ponga en contacto con nosotros (vía burofax) solicitando la retirada de la imagen bajo advertencia de emprender acciones legales en caso de omitir la petición, hasta la solicitud del pago de una indemnización por daños y perjuicios.

Por ejemplo, el pasado 11 de Marzo el juzgado de lo mercantil número 7 de Madrid condenó al partido político “Podemos” al pago de una indemnización de 64.300€ al fotoperiodista Pedro Armestre por la utilización en perfiles de redes sociales de “Podemos” imágenes de su documental “fuego”, infringiendo la licencia de Copyright.

Además, si finalmente el asunto llega a los tribunales, correremos el riesgo de que el autor solicite como medida cautelar el cierre de nuestro blog o página web.

Además de respetar los derechos de autor, no debemos olvidar cumplir con  la normativa vigente en materia de protección de datos (R.G.P.D  y L.O.P.D G.D.D). Al considerarse una foto como un dato de carácter personal, antes de tomar la fotografía a un tercero y compartirla en cualquier plataforma social debemos de obtener el consentimiento expreso de la persona que aparece en la fotografía, ya que de no hacerlo podemos enfrentarnos a sanciones de hasta 20 millones de euros o un 4% de la facturación anual (independientemente de que nos pertenezca la autoría de la foto).

Las redes sociales más populares ponen a nuestra disposición diversas herramientas para comunicar cualquier infracción por contenido inapropiado o por cualquier vulneración de la privacidad:

Conclusión final.

Los derechos de autor nacen desde el mismo momento en que se crea la obra (fotografía, vídeo, imagen, película, libro etc.)

Normalmente, estas obras necesitan de un medio para ser transmitidas e internet se ha convertido en el aliado perfecto para este fin, ya que es un medio universal, cómodo y accesible, convirtiéndose  en el escaparate perfecto.

Sin embargo, muchas personas siguen asociando internet con los términos “gratis” y “libre” cuando realmente no es así.

Es por ello, que debemos de tener claro que lo que define la situación legal de una obra (en este caso fotografía) es la legislación vigente y la voluntad expresa de su autor NO el medio de difusión.

BIBLIOGRAFÍA


[1] La declaración de fallecimiento es aquella resolución judicial, por la cual se declara la muerte de una persona desaparecida. Dicha declaración judicial de fallecimiento, es independiente de la declaración de ausencia legal, y puede o no venir precedida de la misma.

Deja un comentario

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable TicsLaw .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios Hostalia.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en el Aviso Legal.